Como cambiar una rueda

Es de vital importancia tener en cuenta que cuando tienes un coche las ruedas son algo fundamental para mantener la seguridad. Si necesitas hacer cualquier tipo de reparación, te recomiendo: www.eurodesguaceseuropa.es, porque allí encontrarás siempre los mejores repuestos para mantener tu coche a punto.

Sin embargo, puede que tu coche y los neumáticos estén en perfecto estado, pero nada puede predecir cuándo un clavo pinchará tus neumáticos. Por este motivo, me he dado a la tarea de prepararte este post, porque así podrás saber cómo cambiar la rueda pinchada en caso de ser necesario.

Pasos para cambiar una rueda pinchada

Es de vital importancia tener en cuenta que, debes seguir un procedimiento sencillo, que te dará siempre la mayor seguridad a la hora de cambiar la rueda. Para hacerlo de forma correcta sigue estos pasos:

Aparca el coche

Es de vital importancia aparcar el coche en un lugar seguro para comenzar con el proceso de cambio de tu neumático. Si es posible, lo mejor será sacarlo de la vía principal, y dejarlo en un lugar que sea completamente plano.

Asegúrate de colocar elementos de seguridad como pueden ser el triángulo o las luces de emergencia para que los otros conductores sepan que estás allí. Si es de noche, es indispensable que uses un chaleco reflectivo para que puedan verte más fácilmente.

Quita el neumático pinchado

Es importante tener en cuenta que, antes de iniciar, siempre será bueno aflojar un poco las tuercas de la rueda que vas a quitar para facilitar el proceso. Procede a subir el coche en el gato, hasta que se despegue completamente del suelo, y allí será el momento de quitar el neumático pinchado.

Una vez que lo quites, es indispensable que te asegures de colocarlo bajo el coche junto al gato, porque así podrás evitar accidentes en caso de que este falle. Y será el momento de ir por el neumático de repuesto.

Coloca el neumático de repuesto

El proceso para colocar el neumático de repuesto es muy sencillo, simplemente debes asegurarte de colocarlo en su lugar y fijarlo con las tuercas lo más fuerte que se pueda. En este momento, debes bajar el coche del gato, retirando también el neumático que está debajo de tu coche.

Cuando el coche ya esté en el suelo, asegúrate de apretar con toda tu fuerza las tuercas de la rueda. Así evitarás accidentes en el futuro, y será el momento de continuar tu camino.