Miles de piezas de segunda mano

piezasdesegundamano.es

Para nadie es plato de buen gusto que se le rompa el coche, es más yo creo que las personas que disponemos de coche rezamos porque no se nos rompa. Quizás en otros tiempos sí que rezábamos para que se rompiera ya que sabíamos que nos compraríamos uno nuevo. Normalmente cuando te sacabas el carnet de conducir tus padres te compraban un coche destartalado de segunda mano por el hecho de ser novato. Y claro ya sabemos en esas edades que muchos todavía siguen con el pavo en todo lo alto, y ese tipo de coches para ellos era una vergüenza que sus amigos lo vieran con él. Es por eso que deseaban con todas sus fuerzas, pero es que se trababan de coches antiguos coches que se hacían a conciencia, y que las piezas no es que fueran duras si no durísimas, entonces casi nunca tenían una avería, y fueron muchos los que se quedaron con las ganas.

A día de hoy esos coches siguen funcionando pero en este caso ya no quieren que se rompan porque en ese caso no podrán comprar uno nuevo, ahora la gente se tiene que conformar con arreglarlos ya que el hecho de pensar tan siquiera en un coche nuevo es un lujo que muchos no pueden ni pensar. Pero por suerte llegaron los desguaces y llegaron para quedarse, y son muchas las piezas de segunda mano de coches que podemos encontrar. Hoy en día tanto las personas con recursos económicos más bien bajos y los que los tienen alto recurren a los desguaces en busca de las piezas que necesitan para poder arreglar su vehículo. Las excusas ya se quedan atrás ya que por poco dinero se puede arreglar un vehículo, debemos ver que comparando los precios entre piezas nuevas y piezas usadas en ocasiones podemos encontrarnos rebajas de más del cincuenta por ciento, hablamos de unos precios más que apetecibles que a nadie le provoca asco.

Y es que es en situaciones como las que vivimos actualmente en este país que mucha gente tiene que recurrir al segunda mano y no solo a los desguaces si no también a muchos otros productos, ya hoy podemos encontrar productos en el supermercado rebajados por próxima caducidad pero que pueden ser consumidos sin problema, y es que el hecho de ahorrar tanto en la cesta de la compra como en el arreglo de nuestro vehículo es algo que nos da tregua para que el mes no se haga tan pesado.